Todo lo que sabes sobre la conciencia y la no-dualidad.

Todas tus ideas sobre el “personaje” y tu verdadero ser.

Todos tus conceptos alrededor del “despertar”.

Tu proceso, tus logros y todo lo que te queda por comprender.

Todo lo que necesitas llegar sentir o superar…

 

Quizás todo ello no son más que residuos de nuestra condicionamiento colectivo disfrazándorse de “espiritualidad”.

 

Quizás son solo velos que ocultan tu verdadero deseo: dejar de proyectarte en el futuro, descansar en ti exactamente como eres y dejar finalmente de buscar.

 

La enseñanza espiritual verdadera no es niguna enseñanza, es solo una invitación compartida a estar plenamente aquí y habitar la libertad y la paz incondicional que somos.

 

Es una invitación a reconocer que lo que siempre has buscado es dejar de buscar y que para dejar de buscar no es necesario que encuentres nada. Que es suficiente con volver a ser plenamente ahora. Y que eso es algo que, por mucho que te esfuerces, no puedes evitar.

Previous article

Una hipótesis falsa

Next article

La solución

¿Quieres estar al día?

Únete a mi lista de correo para recibir mis artículos y novedades.

Suscripción confirmada. ¡Gracias!

Share This