No puedes estar expresando tu potencial y al mismo tiempo evaluando tus capacidades y talentos.

Cuando estás en “modo expresión”, tu mente está enfocada en este momento y en lo que estás haciendo. Vives entonces tu capacidad de crear y de disfrutar del proceso. Estás presente, en contacto con tu ilimitado potencial, expresando y descubriendo lo que puedes hacer del modo más simple, directo y real: haciéndolo.

Cuando empiezas a pensar en lo que haces y lo comparas con ideas preconcebidas y expectativas, tu mente entra en “modo evaluación”. Entonces te desconectas del momento y tus opiniones e interpretaciones se vuelven más importantes que la realidad. Tu mente se llena de conceptos y juicios, de modo que si tratas de definir tus capacidades y talentos desde ahí, lo único que encuentras son limitaciones y dudas.

Lo que eres capaz de crear no es un concepto, ni puedes contener tu capacidad creativa en una definición de talentos. Eres la vida manifestando su infinito potencial de una forma inédita e irrepetible. Tu trabajo no es definir ni prever lo que puedes hacer, es hacerlo. Pasa más tiempo en tu “modo expresión” y descubre tus extraordinarias capacidades y talentos al verlos reflejados en aquello que solamente tú puedes crear.

Share This