Con los alumnos del curso de mejora de las relaciones de pareja iniciamos el año revisando otro de los lugares comunes del desarrollo personal, que como todos los que vamos viendo, genera más problemas de los que resuelve.

Habrás escuchado más de una vez que para ser feliz debes quererte a ti mism@. Es un mensaje repetido hasta la saciedad en libros, cursos y terapias, que sugiere que debes cuidarte y quererte en lugar de juzgarte y maltratarte.

En realidad nadie escoge maltratarse y sufrir, por eso quererte no es una elección.

El problema real no es que no te quieras lo suficiente.

Lo cierto es que siempre tratas de lidiar con tu malestar y tu sufrimiento de la mejor manera que puedes. Y lo haces precisamente porque te quieres, porque quieres estar mejor y porque en el fondo sabes que una experiencia distinta de la vida es posible.

El problema es que no siempre sabes qué hacer con tus emociones o pensamientos, y que no te das cuenta de que muchas veces lo que haces resulta contraproducente. Como por ejemplo creerte que no te quieres lo suficiente e intentar esforzarte por hacerlo.

Juzgarte a ti mism@ por no quererte no es mejor que juzgar a otra persona o las circunstancias. Date cuenta de que la idea de que tu malestar emocional está causado por tu incapacidad de quererte solamente acaba generando culpabilidad, frustración y más malestar.

Previous article

Maltrato emocional
Share This