Amor es otro nombre para tu esencia.

La propia búsqueda de amor es una negación de ti que perpetúa la ilusión de vacío, necesidad y separación.

Es la búsqueda en sí misma la que vela tu naturaleza y te empuja a moverte hacia donde no te puedes encontrar.

Por eso cuanto más tratas de obtener amor de personas, relaciones y actividades, más sientes que te falta.

Y por eso cada vez que dejas de buscarlo y empiezas a expresarlo, te reencuentras inevitablemente con aquello que creías perdido.

¿Acaso cuando realmente has sentido amor por alguien no ha sido un movimiento de expansión desde ti hacia el otro?

¿Alguna vez has obtenido amor realmente? ¿O simplemente has sentido la sensación de conexión y de paz plena que emergen cuando dejas de buscarlo?

La práctica, entonces, es simple. 

Cada vez que sientas que necesitas amor, cada vez que estés buscando aprobación y plenitud ahí fuera, considera la posibilidad de dejar de buscar lo que eres y empezar a expresar lo que eres.

Igual que es imposible sentir amor mientras intentas obtenerlo de alguien o algo, es también imposible no sentir el amor que eres cuando la búsqueda cesa y empiezas a dar aquello que creías no tener.

Tu proceso de autodescubrimiento es un camino de retorno al amor, no de avance para encontrar lo que sientes que te falta cuando te pasa por alto la verdad de tu ser.

Previous article

La solución

¿Quieres estar al día?

Únete a mi lista de correo para recibir mis artículos y novedades.

Suscripción confirmada. ¡Gracias!

Share This